POPPER

Popper

Para el filósofo austríaco, véase Karl Popper.

Popper es el nombre genérico que designa a un tipo de drogas que se toman por inhalación y que están compuestas por nitritos de alquilo (principalmente el nitrito de isopropilo, el 2-propil nitrito y el nitrito de isobutilo, además del nitrito de amilo y el nitrito de butilo.1 Se trata de líquidos incoloros y con un fuerte olor característico. El nitrito de amilo se ha usado médicamente como vasodilatador y antídoto de la intoxicación cianhídrica,2 3 pero el término popper se refiere específicamente a su uso recreativo. El nitrito de amilo y otros alquilnitritos suelen inhalarse con el objeto de aumentar el placer sexual.4 Estas sustancias también pasaron a formar parte de las drogas usadas en las discotecas desde los años 1970.5 El popper tienen una larga historia de uso debido a la ráfaga de sensaciones agradables y mareo que produce la inhalación de sus vapores. Aunque existe al menos un estudio que señala que el popper es menos perjudicial para la salud y la sociedad que la mayoría de las demás drogas recreativas,6 existen datos que demuestran que puede causar serios efectos adversos. El consumo continuado puede causar daños neurológicos.7 Hay algunos indicios que indican que el consumo de popper puede alterar temporalmente de la visión.8 9 Si se traga o aspira accidentalmente el líquido, en lugar de inhalar los vapores, se pueden ocasionar graves daños e incluso la muerte.

Frascos de popper.

Historia

Thomas Lauder Brunton.

Thomas Lauder Brunton (1844—1916), un prestigioso médico escocés, fue el primero en usar el nitrito de amilo para el tratamiento de la angina de pecho. El uso clínico que le dio Brunton al nitrito de amilo se inspiró en los estudios de esta sustancia realizados por Arthur Gamgee y Benjamin Ward Richardson. Brunton razonó que el dolor y la incomodidad causados por la angina podrían reducirse administrando nitrito de amilo para dilatar las arterias coronarias de los pacientes, y así mejorar la circulación sanguínea hacia el músculo cardiaco.

Además los alquilnitritos volátiles provocan la formación de metahemoglobina por lo que se usaron como antídoto del envenenamiento por cianuro,2 ya que la metahemoglobina se combina con el cianuro para formar cianometahemoglobina que no es tóxica. Los equipos de emergencia llevaban nitrito de amilo entre los elementos para contrarrestar el envenenamiento por cianuro, pero actualmente este tratamiento se considera obsoleto.2 12

La revista Time y el Wall Street Journal informaron de que los hombres homosexuales habían iniciado la moda de consumir nitrito de amilo como medio para incrementar el placer sexual, pero que rápidamente se había extendido su consumo entre los heterosexuales más innovadores debido a una agresiva publicidad. Realizaron entrevistas a finales de los años 1970 en las que se revelaba que existía un espectro muy amplio de consumidores.13 No hay muchas encuestas sobre el consumo de esta época, pero un estudio de 1988 reveló que el 69% de los hombres que habían tenido relaciones homosexuales en el área de Baltimore/Washington DC declararon haber consumido popper alguna vez, y que el 21% lo había consumido en ese año. La encuesta también reveló que el 11% de los consumidores de otras drogas recreativas de ese territorio habían consumido popper, incrementándose la tasa al 22% entre los que consumían mayor cantidad de drogas, con una media de edad del primer consumo de 25,6. Los dos grupos de la encuesta consumían popper para «ponerse» aunque los varones homosexuales lo utilizaban principalmente durante las prácticas sexuales. Se registró un descenso del consumo de este grupo tras la epidemia del sida, pero no entre los consumidores de otras drogas.14 Un estudio de 1987 encargado por el senado de EEUU y realizado por el departamento de salud y servicios humanos encontró que menos del 3% de la población total estadounidense había consumido popper.15

El consumo por parte menores ha sido históricamente mínimo debido, en parte, a la dificultad para conseguirlo por la prohibición de su venta.16 Se publicó un documento en 2005 examinando el uso de popper autodeclarado por los adolescentes estadounidenses de 12–17 en las encuestas nacionales sobre abuso de drogas de 2000 y 2001. Del total de los encuestados de este grupo de edad un 1,5% afirmaron haber consumido popper. Este porcentaje aumentaba entre los mayores de 14 años.17 En contraste con estas bajas tasas en una encuesta realizada en el noroeste de Inglaterra se encontró un porcentaje del 20% de consumo autodeclarado entre los chicos de 16 años.5

[editar] Efectos

Inicialmente fue usado como vasodilatador inhalado para aliviar la angina de pecho, los efectos se producen muy rápido, y su duración es muy breve. La inhalación de nitritos relaja los músculos lisos. Los músculos que rodean los vasos sanguíneos son lisos y al relajarse provocan la dilatación de estos vasos, bajando la presión arterial y aumentando el ritmo cardiaco, esto produce una sensación de calor y de euforia, que dura generalmente un par de minutos.18 No está claro si tiene un efecto directo sobre el cerebro.19

También son músculos de fibra lisa el esfínter del ano y la vagina,3 por lo que se emplea durante el acto sexual para facilitar la penetración. Además incrementa la excitación y las sensaciones producidas durante la relación sexual.4 Aunque hay testimonios de que tanto los hombres como las mujeres pueden experimentar placer por el consumo de popper, la sensación producida no es del mismo nivel ni es placentera para todo el mundo.20 Además el uso de popper entre los hombres puede causar dificultades para la erección, sobre todo a altas dosis.

[editar] Riesgos para la salud

Gráfico aparecido en The Lancet comparando los efectos negativos del popper con las demás drogas recreativas más conocidas.21

El manual Merck de diagnóstico y terapia menciona que hay pocas pruebas de peligros significativos asociados a la inhalación de alquilnitritos.4 Un estudio y clasificación de drogas según los daños que causen realizado por consejeros del gobierno británico y basado en pruebas científicas de los daños causados tanto en el individuo como en la sociedad sitúa al popper entre las menos dañinas tanto para el individuo como para la sociedad en comparación con las demás drogas recreativas.6 Una investigación de la comisión de seguridad para los productos de consumo estadounidense respecto a las normas de empaquetado de 1983 afirmó que «no hay datos disponibles que indiquen un riesgo de daño personal o enfermedad por el abuso de inhaladores en espacios cerrados.»22

Los efectos secundarios más corrientes son los dolores de cabeza y los mareos,23 que son síntomas de la metahemoglobinemia. También puede causar dificultades temporales de erección. Además existe el riesgo de quemadura si se derrama sobre la piel.

Más raramente, se asocian al consumo prolongado de popper síntomas de asfixia, arritmias, depresión cardiovascular, toxicidad hepatorenal, disfunción neurológica, irritación de las mucosas y los pulmones y dermatitis facial. El uso crónico puede provocar daños neurológicos.7 24 Raramente el uso de popper puede causar metahemoglobinemia y hemolisis,2 especialmente en individuos predispuestos a tal condición o por sobredosis. Si alguna persona tiene afectación de su sistema nervioso autónomo evidenciado por sincopes frecuentes o hipotensión ortostática, puede ocasionar colapso cardiovascular y la muerte. Una sobredosis por ingestión (más que por inhalación) puede terminar en cianosis, inconsciencia, coma e incluso la muerte. El azul de metileno es el tratamiento para la metahemoglobinemia asociada al consumo de popper.3 25 26 27 10 La aspiración accidental de nitritos de amilo o butilo pueden conducir al desarrollo de una pneumonía lipoidal.11

El poppers interactúa con otros vasodilatadores, como los usados para la hipertensión arterial tales como la nifedipina, amlodipina, felodipina, nicardipina o para la disfunción eréctil como el sildenafil (viagra) ya que sus efectos se suman, corriendo un grave peligro de muerte por ataque al corazón.28 29 30

El popper también puede incrementar la presión intraocular, por lo que está completamente contraindicado para las personas que padezcan glaucoma.31 32 Se ha descrito un solo caso de perdida de visión asociado al nitrito de amilo cuando se usaba para la angina de pecho.33 34 Hay indicios que indican que incluso el uso ocasional de popper puede afectar a la visión.9 En octubre de 2010 el oftalmólogo Michel Paques del Hospital Quinze-Vingts de París describió en una carta publicada en el New England Journal of Medicine cuatro casos en los que el uso recreativo del popper provocó cambios temporales de la visión.35 9 La relevancia de estos casos aislados es incierta.